Bethany Seventh-day Adventist Church

Charlottesville | VA
Las Leyes Divinas
Home > Ministries > Spanish Ministry >
.
 

Las Leyes Divinas
 

Las Sagradas Escrituras, Antiguo y Nuevo Testamento, son las palabras escritas de Dios, son la revelación de la voluntad de Dios (2 Timoteo 3:16,17).
Las Escrituras revelan y enseñan que tres personas iguales y eternas están unidas como un solo Dios. Estas tres personas estaban unidas en la creación (Génesis 1:1, 2, 26), en el plan de salvación enviando al Mesías (Mateo 3:13-17), y cuidando a su pueblo (2 Corintios 13:14).
Aunque la Biblia es la Palabra de Dios, ella fue escrita por hombres elegidos que estaban “siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21).
También hay una porción que Dios escribió por sí mismo: Los Diez Mandamientos (Éxodo 31:18). Los principios divinos están incorporados en los Diez Mandamientos (Éxodo 20:1-17).

(1) ¿Cuántas personas deberían guardar la Ley de Dios? (Eclesiastés 12:13)

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

(2) ¿Cuáles son algunas de las funciones de la Ley? (Romanos 3:20)

Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

La fe en el sacrificio de Jesús como el único camino para recibir salvación no deshace la Ley (Romanos 3:31). El mismo Jesús dijo que él no vino a abrogar o deshacerse de la Ley (Mateo 5:17), sino a cumplirla en su vida por medio de la obediencia perfecta a los mandamientos de Dios (Juan 15:10).

(3) ¿Como resumió Dios la observancia de la Ley? (Mateo 22:37-40)

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Los Diez Mandamientos constan de dos partes: los primeros cuatro mandamientos nos dicen nuestra responsabilidad con el creador, y los últimos seis nuestra responsabilidad hacia nuestro prójimo. En otras palabras, el resumen de la ley es el amor hacia Dios y el hombre.

(4) ¿Cómo podemos demostrar nuestro amor a Jesús? (Juan 14:15)

Si me amáis, guardad mis mandamientos.

Por medio del Espíritu Santo somos nacidos de nuevo, y es Él quien escribe la Ley de Dios en nuestro corazón. Es así cómo recibimos el poder para vivir una vida santa (2 Corintios 5:17).

¿Le gustaría participar en esta nueva vida?

<<Atrás