Bethany Seventh-day Adventist Church

Charlottesville | VA
Spanish Ministry
Home > Ministries >
.
 
 

“Rendirse”

Por: Pastor Rene' Cannon

 
Recuerdo tomar parte del juego algún tiempo atrás: jalando la cuerda y parecía que este juego estaba durando por mucho tiempo.  Cuando uno de los equipos obtenía alguna ventaja, de alguna manera el otro equipo tomaba fuerzas para jalar de la cuerda con mucha mas fuerza y tomar ventaja momentánea.  Cuando parecía que un equipo estaba por ganar el otro equipo jalaba de la cuerda aun mas fuerte y ganaba la ventaja de Nuevo. Y así, la cuerda iba y venia por algún tiempo.  Y dimos todo lo que teníamos: jalando tan fuerte como podíamos, per a pesar de nuestros mejores esfuerzos no podimos asegurar la victoria para nuestro equipo.
 
En mi propia vida spiritual, me encuentro en una similar batalla. Y jalo tan fuerte como puedo. En un lado de la cuera, me encuentro a mi mismo, con mi carne, con mi naturaleza pecaminosa. En el otro lado, esta el Espíritu de Dios. Y jalo de la cuerda tan fuerte como puedo. Pero que quiero decir cuando digo jalar? Al jalar quiero decir al orar y leer la palabra de Dios, haciendo buenas obras y servicio; con motivos equivocados! Y jalo tan fuerte como puedo, hasta con mis mejores esfuerzos, pero aun así no puedo asegurar la victoria por mi mismo. Porque cuando parece que voy a ganar, caigo en los mismos abismos de pecado como en el pasado. Y cada vez que lo hago, yo oro y prometo a Dios que la próxima vez será diferente. Dios, que no hay manera que voy a caer en el mismo pecado que hice antes, Si tu me perdonas esta ultima vez Jesús, te prometo que no lo voy a hace otra vez! Y parece que cuanto mas oraba a Dios, mas rápido caía en el pecado. Y me condenaba a mi mismo y juzgaba a mi mismo porque no podía obtener la victoria. Me preguntaba a mi mismo, hay alguna solución a este problema que enfrento? Bueno, Pablo nos da la solución en Romanos 8:1-4. Y empieza diciendo que ahora, no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús; porque a través de Cristo Jesús, la Ley del Espíritu de vida nos liberta de la Ley de pecado y muerte. Ahora pero, que es la Ley del Espíritu de vida? De manera simple, es que Dios mando a Su Hijo en la semejanza de hombre, para cargar con nuestros pecados, y morir la muerte con la que merecíamos morir. Y que cuando El resucito de la tumba, El se levanto con todo el poder y la autoridad en Sus manos! Y con ese poder y autoridad, en vez de condenarnos, por Su amor hacia nosotros, El eligió condenar el pecado en nosotros! La misma cosa que nos causa hacer las cosas que no deberíamos hacer. Y todo lo que El nos pide de vuelta es que rindamos nuestras vidas a El. Que le demos el control de nuestras vidas a El. Ahora, como rendimos nuestras vidas a Cristo? Simplemente, es dejar el jalar la cuerda a El. Dejarle tener el control ahora, dejándole estar a cargo. Esto le permite a El vivir una vida a través de nosotros que a El le agrada.
 
Así que, las buenas nuevas es que Pablo nos dice que no tenemos que tratar de hacernos mejor mejores! Que no tenemos que tratar de asegurar la victoria para nosotros. Porque cuando morimos a nosotros mismos, Jesús nos hace vivos en El! De esa manera, te pregunto, has rendido tu vida a Cristo hoy? Si no, te pido que lo hagas. Porque el momento que lo hagas, sabrás que como se siente estar vivo!


Haga clic en un enlace para el estudio de la Biblia:

Las Leyes Divinas ¿Hasta Cuándo?